‘Doom Patrol’ 1×04: La Patrulla y el culto del fin del mundo

Si creían que los tres primeros episodios fueron de lo más extraños, prepárense porque están por ver a La Patrulla Condenada enfrentarse a un culto que busca la llegada del fin del mundo y un mago que necesita de su ayuda para lograrlo.

Los de ‘Doom Patrol‘ no dejan de meterse en problemas. Si ya parecía que quienes estaban involucrados en la serie necesitaban de drogas alucinógenas para decidir por dónde iba la historia, ahora se suma una cuota paranormal como si se tratara de mezclar una serie de superhéroes con otra del tipo de Supernatural. Este menjurje televisivo, al no poder contar con Constantine, presenta a Willoughby Kipling (Mark Sheppard, quien justamente actúa en ‘Supernatural’), un detective especializado en asuntos oscuros que se describe como caballero templario, que llega hasta la mansión del doctor Caulder porque necesita su ayuda para prevenir el fin del mundo.

Obviamente Caulder no está y no le queda más que convencer a un robot enorme, un híbrido de humano y máquina, una mujer que se derrite, un hombre vendado y a una joven con 64 personalidades distintas. Resulta que la misión en la que Kipling los embarca consiste en secuestrar a un adolescente lleno de tatuajes llamado Elliott Patterson (Ted Sutherland) que creció convencido de ser el salvador.

Bueno, sus padres le mintieron ya que en realidad es la clave de un movimiento conocido como el Culto del Libro No Escrito, y gracias a él podrán invocar el fin del mundo. Los miembros de este culto, al leer cada una de las palabras de su cuerpo, despertarán al Anticreador, un ser interdimensional que podrá destruirlo todo. Tal vez no tenga tanto sentido para el espectador, pero los héroes lo toman personal y deciden hacer algo al respecto. Así, Cyborg y Kipling ponen ciencia y magia para proteger la mansión y en especial a Elliott, mientras que Cliff y Jane van en camino hacia ¿España?

Resulta que la única forma de detener todo es cerrar las puertas de Nurnheim, que se abrieron luego de que los estigmas de un sacerdote español se convirtieran en un portal. Eso tampoco deja las cosas claras, pero no hay que avanzar tanto en el episodio para descubrir que Nurnheim es un pueblito alemán en el que los miembros del Culto del Libro No Escrito se esconden. Lo peor (¿mejor?) de todo es que cuando ese par se presta a cerrar las heridas del sacerdote terminan derechito en ese pueblo que en realidad está ubicado en el interior de un domo de nieve.

No hay mucho que puedan hacer mientras la alta sacerdotisa (la madre de Elliott) envía a un grupo de asesinos a recuperar a su hijo. Las cosas en la mansión son un caos y a Rita le toca ejercer de niñera mientras el resto se enfrenta a unas criaturas encapuchadas. Claro que aunque no le agrada la idea, finalmente se la pudo ver honrando ese nombre superheroico de Elasti-Girl. Para rematar, ese ente conocido como el Anticreador es liberado y los héroes llegaron muy tarde, solo para verlo en todo su esplendor.

Recomendamos 👉 ‘Doom Patrol’ 1×03: Bienvenidos a Fuchtopia

Sí, las cosas en ‘Doom Patrol’ son cada vez más locas al punto de incluir un caballo azul al que le gusta cantar, pero tampoco faltan los dilemas de sus protagonistas, la lucha constante consigo mismos y con amenazas externas que poco a poco, un paso a la vez, los hará convertirse en personajes más dignos de ser llamados superhéroes. Mientras nuevos enemigos continúan apareciendo, la duda por ahora es qué habrá ocurrido con Mr. Nobody (¿estará descansando? ¿planeando su nueva jugada?) y la ubicación del Jefe… o quizás haya una conexión en todo esto y aún es pronto para saberlo.


Suscríbete a Alerta de Spoiler, el mejor newsletter sobre cine y series.


Send this to a friend