‘Doom Patrol’ 1×03: Bienvenidos a Fuchtopia

Cada episodio de ‘Doom Patrol‘ es más extraño que el anterior, pero parece que esa será la tendencia de la producción en su primera temporada. El equipo se va de excursión a Paraguay, donde nada puede salir mal ¿o sí?

A esta altura está más que claro que La Patrulla Condenada no tiene ni tendrá una historia típica de superhéroes y que tampoco son antihéroes. Son solo un grupo de perdedores de buen corazón que gracias a que aprenden a aceptarse a sí mismos consiguen ayudar a otros. Por eso es que todo resulta tan caótico e inesperado, y cuando se trata de una excursión protagonizada por estos peculiares personajes, hay que saber que no será un viaje cualquiera.

Luego de su aventura dentro de las entrañas de un burro, los condenados se reúnen para viajar a Paraguay mientras continúan buscando al doctor Caulder. La última vez que lo intentaron se encontraron con Mr. Nobody y desde ahí el villano se ha quedado en sus cabezas, especialmente en la de Rita (April Bowlby) y Cyborg (Joivan Wade), pero más en la de Larry Trainor (Matt Bomer), quien aún no supera su vida llena de engaños antes de sufrir el accidente que lo forzó a convivir con una entidad de procedencia desconocida.

El episodio “Puppet Patrol” recorre la vida de Larry después de haberse quemado gravemente, las visitas de su esposa y compañeros del ejército, pero también muestra más de su doble vida y las tensiones en el hogar, mientras que en el presente intenta hacer las paces con su huésped radioactivo. Acá, finalmente vemos a Matt Bomer luciéndose y deshaciéndose de las vendas que cubren el rostro de su personaje gracias a que él y el resto de los de Doom Patrol se infiltraron en las instalaciones donde Mr. Nobody nació.

Sí, el equipo viaja a Paraguay, directo a Fuchtopia, el hogar de Heinrich Von Fuchs (Julian Richings). Una vez dentro, se produce una simpática charla introductoria donde con títeres se explica el trabajo realizado por los nazis en ese lado del mundo, y lo que los interesados pueden lograr en sus instalaciones: es decir, se modifican humanos tratando de mejorarlos gracias a experimentos que parecen nunca salir bien, aunque con ‘Doom Patrol’ es difícil encontrar una definición de “bien”.

La visita a este país sudamericano marca a Cliff (Brendan Fraser), quien al matar a los súbditos de Von Fuchs deja un reguero de sangre que lo hace reconsiderar la idea de contactarse con su hija y al mismo introduce a Animal-Vegetable-Mineral Man, personaje de los cómics que podría ser uno de los siguientes villanos en la serie. Al rescate aparece el padre de Vic Stone, a quien no le agradaba que su hijo se junte con los condenados en lugar de la ‘Liga de la Justicia’, pero luego de entender su objetivo decide ayudarle con recursos de S.T.A.R. Labs.

Recomendamos 👉 ‘Doom Patrol’ 1×02: Conociendo al enemigo y el ingreso de Cyborg

Como si se tratara de una familia, el Jefe continúa como el centro de todas las acciones que realizan los miembros de ‘Doom Patrol’, y en este episodio se logra mantener una disyuntiva entre la rareza de las aventuras en las que se meten Cliff, Crazy Jane, Larry, Rita y Cyborg con sus dramas personales y un villano al que aún no conocen del todo. Este universo se disfruta solo si no se reniega de las locuras que ofrece y más bien mejora si abrazamos al relato por lo que es. Eso sí, se agradece infinitamente que sea en la forma de una producción que no le pide favores a otras de mayor presupuesto.


Suscríbete a Alerta de Spoiler, el mejor newsletter sobre cine y series.


Send this to a friend