Huawei decidió adoptar una nueva forma de atención al público sin poner en riesgo a nadie y así evitar la propagación del Covid-19.

La compañía instaló una tienda en Wuhan (ciudad en donde se originó el virus) atendida solo por robots, para que los habitantes puedan realizar sus comprar sin aumentar el riesgo de contagio.

El espacio está totalmente gestionado por brazos robóticos, con la finalidad de evitar cualquier contacto físico entre humanos y mitigar la expansión del Coronavirus. El local cuenta con todos los aparatos pequeños de la marca como smartphones, audífonos, smartwatch y cargadores, principalmente porque los brazos robóticos sólo pueden sostener poco peso.

Los compradores ingresarán a una cabina aislada donde, a través de una pantalla táctil, podrás escoger los productos que esten disponibles en la tienda, para luego pagar con su teléfono usando Bluetooth o NFC. Terminada la transacción, el cliente podrá retirar el producto de un compartimiento, como una máquina dispensadora.

Esta medida es una nueva forma de innovar y responder ante los golpes que el Coronavirus le ha dado a la industria de la tecnología. Asimismo, es una nueva forma de interacción que ayudará a mitigar la expansión del virus, y que podría ser replicada por otros rubros.

Comparte el artítulo