‘El Infiltrado del KKKlan’: dosis justa de denuncia y entretenimiento, con las ideas bien claras

Con Barack Obama en la Casa Blanca, parecía que Spike Lee tenía poco o nada que decir y de su filmografía surgieron extrañas decisiones como el remake de ‘Oldboy’. No obstante, con la llegada de Donald Trump y el auge de la ultraderecha en su país, vuelve el cine estimulante de un director que no tardó en convertirse en una de los más destacados desde sus inicios en el ámbito cinematográfico.

El Infiltrado del KKKlan‘, ganadora del Grand Prix en Cannes y nominada a varios Óscar, incluido Mejor Director y Mejor Película, está basada en las memorias de Ron Stallworth, el primer agente de policía afroamericano en Colorado Springs. Interpretado por John David Washington, Stallworth conseguiría infiltrarse en las filas del Ku Klux Klan, la conocida organización de extrema derecha que promueve la supremacía de la raza blanca.

Aunque son muchas las diferencias entre el libro y la película, se mantienen las ideas claras tomando elementos del caso real. Lee busca potenciar varios aspectos para que lleguen con mayor claridad al espectador y por ello es que incluyó un epílogo efectivo -que de igual manera podría haberse omitido- para subrayar el hecho de que no importa en qué año transcurra la historia, cuando lo que muestra es todavía una amenaza con la que tenemos que lidiar.

Hablar de la cinta como una película de denuncia es un error, ya que lo que la ayuda a sobresalir y a ganarse al público es que funciona tan bien que puede hablarse de ella como una película entretenida, o lo más cercano a ello, que hará que cualquiera la disfrute y hasta quiera repetirla. Tampoco es todo política y su montaje está hecho para que cada cierto tiempo haya un respiro con unos cuantos momentos muy divertidos, que están ahí para mantener nuestra atención.

John David Washington encarna al personaje principal con gran soltura y demuestra tener el carisma suficiente para engancharnos rápidamente con él. Es muy interesante verlo llevar una doble vida en todo momento, cuando ejerce de policía y cuando la cinta se centra en su vida personal. Las organizaciones reivindicativas afroamericanas veían a los oficiales como un enemigo, por lo que el hecho de que este sea un agente afroamericano da para que las situaciones sean más diversas e irónicas.

Además de integrar diversos elementos sobre el racismo en la época, tiene una singular clave para el éxito de Stallworth en su infiltración el el Ku Klux Klan local. Su habilidad de utilizar su “voz de blanco” le abre las puertas en la organización y allí es cuando llega lejos en la investigación, también en parte gracias a que se alía con su compañero judío Flip Zimmerman (Adam Driver): mientras el afroamericano se comunica por teléfono, es el blanco el que asiste a los encuentros presenciales.

De esta forma, ‘El Infiltrado del KKKlan‘ combina sus facetas a la perfección junto al gran trabajo del reparto e introduciendo el suspenso creciente gracias a las actividades del Klan y el riesgo de que los policías sean atrapados, para cerrar con un emocionante final. Todo en la película de Spike Lee funciona en muy buen nivel y, aunque quizás le falte un empujoncito para convertirse en un filme imprescindible, supera a muchas de las otras cintas nominadas a los premios Óscar. Podría dar la sorpresa o al menos llevarse una estatuilla por su guión. De momento, solo quedará ver el desenlace de la ceremonia de este año. 

Comparte el artítulo