‘Conversations with a Killer: The Ted Bundy Tapes’: dentro de la perversa mente de un asesino serial

Una de las cosas que mejor se le da a Netflix son los documentales sobre criminales. Solo basta con entrar a su catálogo para que aparezca un sin número de películas o series documentales relacionadas con asesinos, secuestradores y demás casos controversiales que nos ponen los pelos de punta, pero nos gusta tanto conocer.

Joe Berlinger, el director del documental sobre las grabaciones de Bundy, también es un gran experto en el área. Desde 1983 ha dirigido y producido este tipo de obras audiovisuales, entre las que destacan la trilogía ‘Paradise Lost‘ que gira alrededor del caso West Memphis Tree, que es el nombre con el que se conoce a tres hombres que fueron juzgados y condenados en 1994, siendo adolescentes, por la muerte de tres niños en West Memphis, Arkansas. Otro de sus trabajos más conocidos es el documental de Metallica ‘Some Kind of Monster’.

Lo más interesante de ‘Conversations with a Killer: The Ted Bundy Tapes‘ es que parte del hecho de contar con todas las grabaciones en audio de las entrevistas que el periodista Stephen Michaud hizo a Ted Bundy a finales de los años ochenta. Las cintas son la mejor excusa para contar con detalles la historia de uno de los asesinos seriales más famosos de la historia de Estados Unidos y, más que escuchar novedades sobre el caso, lo que hace que este documental sea diferente es que nos permite escuchar al sociópata criminal que cree que puede manejar el relato a su antojo para convencernos de seguir su punto de vista.

Theodore Robert Bundy mató a una treintena de mujeres entre 1974 y 1978. Aunque no se conoce el número exacto y se dice que pueden ser más, su búsqueda por parte de la policía y el FBI fue un esfuerzo sin precedentes en la historia de ese país; sobre todo en una época en la que no existían las herramientas de hoy que hubiesen facilitado el trabajo de los oficiales y reducido el tiempo que se necesitó para su captura. Sus juicios fueron televisados, por lo que su empeño por defenderse a sí mismo frente a un juez es algo que está a nuestro alcance en el internet.

Foto: Netflix

En la serie conocemos al Ted Bundy manipulador y egocéntrico que habla de sus crímenes en tercera persona. Este retrato nos cuenta más de cerca sobre los asesinatos, detenciones y fugas, sin giros dramáticos de por medio, para llevarnos al lado más oscuro del ser humano. Por si fuera poco, este asesino se caracterizaba por sus “encantos” y su don de la palabra que le permitieron llegar rápidamente a las mujeres asesinadas: jóvenes universitarias que perseguía en sus lugares de estudio, haciéndose pasar por un hombre que necesitaba ayuda. En algunos casos no necesitó actuar y simplemente las violaba brutalmente para después matarlas a golpes.

El punto de vista de Berlinger es clave para el éxito del documental, precisamente porque invita a reflexionar acerca del papel de los medios en la percepción pública de los criminales, capaces de demonizarlos o de construir fascinación alrededor de ellos, como en el caso de Bundy. Así mismo como han caído sus víctimas, también han caído quienes han visto la serie, y la propia plataforma de streaming tuvo que usar sus redes sociales para comunicar a la gente que se trata de un asesino y no de alguien a quien deban venerar.

Quizás a algunos no les guste que no haya intriga en ‘Conversations with a Killer: The Ted Bundy Tapes’, pero es normal que eso pase cuando lo que se cuenta está muy apegado a la realidad. A diferencia de otras, Berlinger prefiere entregar una historia cuyo verdadero mensaje dice que el mal no siempre viene en la forma esperada. Al final si se mantiene la intriga es lo de menos, porque ver como este ser narcisista disfrutaba del circo mediático que se armó a su alrededor durante los juicios, incluida su propia teatralización, es igual de escalofriante que los casos que se le atribuyeron en su época.

Comparte el artítulo