‘Polar’: asesinos, hiperviolencia y excesos mal enfocados

Las películas basadas en cómics son un arma de doble filo, pero vivimos en tiempos en los que los grandes estudios no quieren dejar obras sin ser adaptadas. Netflix lo sabe muy bien y para no quedarse sin su parte recurre al director sueco Jonas Åkerlund y un llamativo reparto para lanzarse a una nueva y sangrienta aventura.

Esta adaptación libre de la novela gráfica ‘Polar: Came From the Cold‘, del español Víctor Santos, cuenta con una trama que se parece a algunas de las cintas de acción de la actualidad: Duncan Vizla (Mads Mikkelsen) es un asesino a sueldo conocido como Black Kaiser que trabaja para una estrafalaria organización conocida como Damocles. A Vizla le quedan dos semanas para retirarse de manera oficial, cobrar ocho millones de dólares y finalmente descansar; solo que el protagonista no tiene idea de que su jefe Blut (Matt Lucas) tiene otros planes. 

Damocles mantiene sus actividades en un perfil bajo y esto incluye que, para mantener el dinero en la organización, prefiere deshacerse de sus agentes cuando llegan a los cincuenta años, la edad para retirarse, y les da caza hasta matarlos por medio de otros agentes. Duncan no tiene por qué ser la excepción y para acelerar el proceso, Vivian (Katheryn Winnick) lo envía a Bielorrusia para una misión que consiste en matar a un narco a cambio de dos millones de dólares, y claro que él desconoce que se trata de una trampa. 

Katheryn Winnick

A lo largo del relato, hay constantes flashbacks que funcionan como detonantes de recuerdos del protagonista que no nos quieren explicar tan rápido. Sabemos que quedó marcado por algo de su pasado, pero no sabemos qué. En su intento por llevar una vida normal conocemos a Camille (Vanessa Hudgens), una chica con la que Duncan intenta llevarse bien. Debido a la forma en la que está construida la historia nunca llegamos a saber las intenciones de este personaje o su relación con el protagonista hasta el final de la cinta.

Bajo esta premisa, ‘Polar‘ nos introduce en una apuesta de arriesgado aspecto visual con colores saturados, un sentido del ritmo que bebe mucho del videoclip y que tiene la intención de imitar el ámbito de los cómics. A medio camino entre ‘Kill Bill’ y ‘John Wick’, destaca la frescura de la propuesta que incluye las originales presentaciones de los personajes con grandes rótulos, como si se tratara de las páginas de su novela gráfica. No aburre en ningún momento y es dinámica, pero no está exenta de altibajos.

Mads Mikkelsen

La irracionalidad es uno de los ingredientes principales de la película, donde se combinan todos los excesos posibles. No escatima en litros de sangre y la violencia y el sexo son demasiado explícitos. Algo como esto podría chocar, pero desde los primeros minutos dejó claro que de esto iba la película y, junto a su lado colorido, su agilidad y el humor negro se las arregla para completar un relato diferente.

El problema de ‘Polar’ es que no decide qué quiere ser. La violencia se le da muy bien, pero cuando toca temas complicados como el abuso que sufrió Camille, que pretende hacerlo con el mismo tono del resto del largometraje, se estrella. Ni qué decir que el antihéroe Black Kaiser es de lo más certero en muchas escenas de la película, pero en otras parece un torpe aprendiz de asesino. Estas incongruencias definitivamente le restan puntos a lo que pudo ser mucho más; su falta de cohesión entre lo artístico y narrativo brilla por su ausencia -se dedica a lo uno o a lo otro, pero no puede con los dos- y de no ser por Mads Mikkelsen esta película quedaría para el olvido.

Salvo un par de grandes escenas de acción, ‘Polar’ se guarda lo mejor para el final. Todo adquiere verdadero potencial en el último tercio, que es cuando Duncan Vizla desata toda su fuerza como un antihéroe de armas tomar. No es una de John Wick, pero a pesar del uso de fórmulas repetidas y otras fallas, es amena y pasa a ser una de las películas correctas del catálogo de Netflix. Un poco más de acción y consistencia no le hubiese hecho daño.

Comparte el artítulo