La historia de Dino Chrome, el popular T-Rex del navegador de Google

Si usas Google Chrome, de seguro te ha pasado que cuando pierdes la conexión a Internet inmediatamente aparece un pequeño y pixeleado T-Rex. Pues este pequeño dinosaurio tiene su historia y la gente de Google la ha compartido aprovechando la celebración por los 10 años de creación del famoso navegador.

Sebastian Gabriel, parte del equipo de diseño de Google Chrome, dijo que el dinosaurio representa el hecho de que al perder nuestra conexión regresamos a una “época prehistórica” en donde el Wi-Fi no era tan accesible como ahora.

Chrome Dino durante su desarrollo tenía el título de “Project Bolan” en referencia a Marc Bolan, cantante de T-Rex, banda clásica de glam rock.

Edward Jung -ingeniero UX de Chrome- habló sobre cual fue la motivación detrás del pequeño juego:

No hay nada divertido de quedarte sin Internet –a menos que tengas a un amigable T-Rex para hacerte compañía”.

De acuerdo a sus creadores, el juego no siempre fue como lo conocemos, pues pasó por varios procesos. Su única restricción fue mantener un movimiento rígido para brindar un homenaje a los videojuegos de antaño, aunque consideraron los movimientos de Sonic o hacerlo rugir para demostrarle a los usuarios que podían hacer algo mientras esperaban.

Con 270 millones de partidas cada mes, Chrome Dino es uno de los juegos más populares alrededor del planeta, especialmente en lugares donde la conexión a internet no es muy estable.

via GIPHY

Además del aniversario de Chrome, el minijuego cumple cuatro años desde su creación, por lo que ha recibido una actualización muy especial. Durante todo el mes de septiembre, veremos correr al dinosaurio con un sombrero de fiesta, mismo que se activará cada vez que se encuentre con un pastel. Asimismo, veremos algunos globos de fondo como referencia a la gran fiesta por el décimo cumpleaños del navegador.

No es necesario quedarte sin conexión para poder jugar. Solo debes digitar chrome://dino en la barra de direcciones de tu navegador Chrome y listo.

Comparte el artítulo