Los mejores álbumes ecuatorianos de 2015

Parece que a la escena independiente nacional se le pegó un poco de lo bueno que fue este año musicalmente hablando. Desde hace tiempo se empieza a tomar más en serio en el país el concepto del álbum, la importancia de este como trabajo y obra de arte, su correcta promoción, expectativa, etc.

guitarra-bandas-ec

El 2015 nos dio música nacional en conciertos, giras, así como en discos. A continuación presento una lista de lo que me pareció lo mejor, desde la primera escuchada, hasta hoy. Lo que más escuché, lo que más compartí y lo que más espero poder ver en vivo.

8.- ‘Ciudad del Calor’, Ludovico


Este disco se ganó el puesto porque lo escuché en vivo y desde ahí ya me tenía vencido. La energía que había en ese show la he visto muy poco en conciertos nacionales. Fa Paredes experimenta y agrega un teclado a algunas de las canciones, lo cual para mi puede ser cuestionado ya que le quita lo crudo y potente que pudo haber llegado a ser. De todas formas es un muy buen disco, está bien producido y tiene algunas de las canciones mas «mosheables» del año, (‘Ciudad del calor, ‘Transparente’, ‘No tengo boca’).

7.- ‘Hiato’, Hiato


El nuevo -si, otro- proyecto del hombre detrás de La Casa del Gato Records, David Rojas, y su novia, María Beatriz Crespo es de lo-fi de música electrónica. Chillwave muy oscuro y denso, capaz de llevarte a lugares un poco raros a ratos. Los samples vocales funcionan tanto como la guía durante las canciones como lo que puede ayudar a desorientarse. «Hiato» muestra una muy buena ejecución, dominio de las partes y elementos que usa, sin dejar de sonar como algo hecho por dos músicos relativamente nuevos y jóvenes.

6.- ‘Mario López’, Tonicamo


Esta suma a la lista llegó un poco tarde a mis oídos pero logró quedarse. Si bien el disco no trae un profundo concepto, ni siquiera parece un trabajo hecho un todo, más bien una compilación de canciones, el punto fuerte de este disco es que es muy entretenido, es divertido, es un pop rock burbujeante. A veces más pop, a veces más electrónico, con letras muy inmaduras pero que lo hacen accesible a cualquiera.

Una de las mejores canciones de aquí es ‘Vigilante’, con un coro muy pegajoso y una percusión bailable. Es muy hétero, no tiene una línea musical muy marcada, no se pierde mucho el género del disco pero en unas canciones experimentan mas que en otras. Para bien.

5.- ‘Región’, Dawn


Esto suena a música electrónica hecha en la Luna. La canciones aquí respiran mucho, se siente que no tienen gravedad, el kick, los drum beats y los teclados sólo caen sobre una capa densa donde se acoplan perfectamente.

El cuencano Daniel López logra crear un EP con sonido muy suyo, del cual puede ya jactarse y dejar con ansías para un LP. Incluso trae invitados, los raperos Chris Díaz en el tema ‘Evil’, y André Farra para ‘Palms’, estas dos visitas fueron clave para darle nuevos aires al trabajo, que creo de no haberlas tenido, hubiera saturado un poco al oyente. Acertada decisión.

4.- ‘El Disco Rojo’, Mamá, Soy Demente


El album más experimental del año. MSD, con su sonido visceral, trajo un trabajo más a su catálogo y creo que aporta algunos de los que serán sus próximos hits. Tal es el caso de ‘La Buen Suerte’ con una guitarra muy pegajosa y una letra divertida y pesimista. O la melódica ‘Satanás en sotanas’, que se va explayando durante su duración, va evolucionando, subiendo y bajando, pero manteniéndose agradable. Tratando un poco el amor, la vida, siendo experimental pero sin sonar novato, MSD propone una vuelta a lo que estamos acostumbrados a ver.

3.- ‘Ficción’, Paola Navarrete


Una de las mejores voces del país. Paola escribe como una adolescente enamorada pero canta como una mujer muy hecha.

Lo brillante de este disco es como supo orquestar su voz, cada canción trae algo único que la realza mucho más de lo que se esperaría, como pasa en ‘El Mar’, la guitarra lejana del fondo le da un sentido mucho más denso al tema. El disco está muy bien producido, con arreglos increíbles que cumplen su función, la guayaquileña -pero radicada en Quito- saca la cara por las mujeres de la escena dando mucho de qué hablar.

2.- ‘Robormiga’, Tripulación de Osos


La tri en mi primer encuentro fue amor instantáneo, el disco no paraba de sonar en mi carro. Eventualmente fui entrando más y más, casi que descomponiendo los temas para analizarlos. ‘Robormiga’ es un disco de rock. Tiene un poco de garage, grunge y tiene mucha fuerza en todos sus temas. La voz de Samaniego no se quiebra, la batería aquí es quien mantiene todo en regla y como se alternan las guitarras para quitarse protagonismo hace del todo un álbum muy bien compuesto. Los quiteños demuestran total dominio.  Este disco es una declaración, es un ‘presente’, en la escena, informan que van a estar aquí un buen rato.

1.- ‘Atronauta’, Ron Damon


Uno de los regresos -personalmente- más esperados de hace un buen tiempo. El dúo electrónico guayaquileño es ya veterano y precursor en la música electrónica. Esta vez en ‘Astronauta’ podemos sentir el Ron Damon clásico, con vocales cibernéticos (como en ‘La máquina’). La clásica percusión que siempre mantiene un tempo mas rápido que las vocales y los sintetizadores que la acompañan son la firma de Ron Damon. Temas más colosales, como T-800’ aparecen y algunos que experimentan y nos enseñan lo que ha cambiado la dupla. ‘Demente’, que a ratos me podía recordar a ‘Androide homemade’.

Ron Damon trajo no solo a nivel nacional, sino, en el contexto de la escena, a nivel mundial uno de los mejores regresos de una banda, cumpliendo expectativas de todos, evolucionando sin perder lo que los hacía ellos. Aportan incluso una canción acústica, a la Ron Damon, hablo de ‘Astronauta’, que nos muestra el deseo de este personaje de conocer el espacio. RonDa logró, con años fuera, el mejor disco del año.

Comparte el artítulo