Elon Musk planea crear una red de WiFi con 4.425 satélites

Parece que lo imposible será posible.

Obtener Internet a nivel global sin necesidad de cables submarinos, es el nuevo proyecto ambicioso de Elon Musk, denominado Starlink.

El pasado febrero SpaceX lanzó dos satélites de prueba, denominados Tintín A & B, con el fin de realizar pruebas de comunicación entre los satélites y la tierra, el cual fue un éxito.

Ahora, la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC) ha aprobado el permiso necesario para comenzar con este gran proyecto, que tiene como objetivo lanzar 4.425 satélites a la órbita de la Tierra y proporcionar Internet de banda ancha a todo el mundo.

Dentro del permiso, también se incluye la autorización que permite a SpaceX, empresa de Musk, lanzar todos los satélites a la órbita que proporcionarán una velocidad mínima en gigabit y una latencia máxima de 25 ms; donde su principal objetivo es ofrecer Internet a un precio asequible y poder llegar a regiones del planeta donde es imposible crear la infraestructura necesaria para acceder a este servicio.

Frente a este proyecto, Musk ha mencionado la clave del WiFi, la cual sería “marciano” en tono de burla.

Elon Musk se ha propuesto trabajar lo más rápido posible, ya que la FCC le ha impuesto una fecha límite, la cual indica que hasta el 29 de marzo de 2024 tiene que estar operativo y funcional el 50% del proyecto, sino perderá el permiso requerido.