‘One of Us’: las mini series británicas son de otro mundo

Esta estupenda mini serie no debe pasar desapercibida.

One of Us‘ es uno de esos tantos casos donde Netflix pone su etiqueta de “original” a la producción de otro. Se la encuentra en esta plataforma bajo el nombre ‘Retribution‘.

Los dramas criminales son del tipo de contenido audiovisual con el que más nos topamos, pero si algo le gusta a los británicos es sorprendernos cada vez que pueden. Esta mini serie es todo un reto al estar en un terreno tan explorado como este, pero siempre hay espacio para más. Como si se tratara de una de las historias de Agatha Christie, ‘One of Us’ nos pone en la mira a un reducido grupo de personas, un suceso que lo cambia todo y una historia en la que nada es lo que parece ser.

La ficción dramática nos sitúa en el campo escocés, donde pone frente a frente al asesino de una pareja de recién casados y a las familias de estos fallecidos. Arrancamos con el hallazgo de los cuerpos de Adan y Grace, quienes fueron asesinados brutalmente al regreso de su luna de miel. Las familias, que son vecinas una de la otra, quedan devastadas por la pérdida. El dolor se convierte en tensión, odio y enojo cuando, en una noche de tormenta, aparece un hombre herido. Mientras están en el apuro e intentan ayudarlo se dan cuenta que es sospechoso del asesinato de la joven pareja.

Tal parece que este hombre se dirigía específicamente a esa zona con algún fin, por lo que empezará el juego de sospechas y secretos entre los miembros de estas familias. Aquí es cuando sentimos la tensión narrativa que solo los británicos saben crear. Esta intriga no se convierte en algo rebuscado, sino que la trama nos pone los puntos claros, para que no haya cómo perderse. El objetivo de esta historia es conocer la razón del trágico suceso y la relación que el asesino pueda tener con ellos.

Esta serie dosifica correctamente sus elementos, no se guarda nada, pero tampoco suelta cosas por soltarlas, no sin una buena razón o un buen momento que le preceda o lo justifique. Los tiempos están manejados perfectamente. Su guión, aunque con algunos giros fáciles, nos regala momentos a la altura de un buen drama y logra mantener la intriga mientras juega con nuestra percepción delante de nuestras narices. Todo eso está muy bien apoyado en un reparto notable, cuyo rostro más conocido para algunos sea, quizás, el de Joe Dempsie (‘Game of Thrones’).

Su factura técnica es de buena calidad. La dirección de William McGregor saca lo mejor de los actores y la fotografía nos hace disfrutar de los paisajes de Escocia, así como también se relaciona directamente con los sentimientos y el carácter de los personajes. Aunque también influye mucho en la historia haciendo que la atmósfera sea más áspera y con el halo de misterio que la historia requiere. Son grandes aspectos a destacar que resulta novedoso en este tipo de producciones.

Nada es lo que parece. Con todas estas virtudes la trama avanza con momentos de culpabilidad, enfrentamientos, acusaciones y engaños, prácticamente todos dudan de todos a pesar del parentesco que tengan. Cada uno arrastra un secreto que se irá revelando de poco y mientras la prensa y la policía ponen su atención en estas dos familias será cada vez más difícil que salgan bien librados de esta comprometedora situación.

Es increíble la inagotable capacidad de la BBC de brindarnos historias ricas en situaciones de lo más diversas, con personajes cuyas historias están bien contadas y con un cierre de la talla de la producción, pero qué bien que se les da esto. Cuatro episodios perfectos para maratonear, armar nuestras propias teorías sobre el culpable y disfrutar el momento. Todo esto es ‘One of Us’, notable y recomendadísima.

Comparte el artítulo