Discos de Vinilo: Back to basics

El vinilo reinó el mercado de reproducción musical desde su invención en 1880 hasta la década de los 80; poco a poco fue reemplazado por formatos digitales con mayor ‘fidelidad’ y una calidad marcadamente distinta al sistema análogo.

En la actualidad la nostalgia ha vuelto a imponerse en el mundo, y el acetato aumentó su demanda en un 50%, generando ventas de $416 millones entre 2013-2014.

Pero, ¿Por qué un producto “caducado” logra vencer en ventas a los demás formatos musicales? (Incluyendo streaming)

En general hay una nueva tendencia a volver a lo orgánico, lo natural, lo básico, y es innegable que el sonido del vinilo es atractivo, potente y sobretodo real. Los instrumentos generan vibraciones entre el disco y la aguja, las voces suenan más naturales, más humanas.

Muchos artistas independientes toman el modelo del LP porque es algo que físicamente puedes mostrar, además, se expresan graficamente en el Artwork de la portada y también en las ranuras que, como huellas digitales, hacen que cada record sea único.

Esto le genera al artista un sentido de pertenencia, porque están en realidad entregando una experiencia a los amantes de la música, los que buscan cualquier nivel de conexión con el artista, y los discos son un producto tangible en el cual, de hecho, se entiende de donde emana el sonido.

A través del tiempo han existido varios tipos de Record Players, con increibles mejoras tecnológicas.

Los hay verticales, con bluetooth, wifi, con luces y todas las herramientas imaginables, pero manteniéndose siempre fiel al mecanismo que le da el ese “je ne sais quoi”.

El sonido del vinilo tiene un color especial, una sensación cálida que envuelve y transmite un mensaje claro: El formato funciona y una nueva generación puede disfrutarlo.

Te puede interesar: