‘Little Sister’: Cine liviano con mucho corazón

Agarré esta película desesperada en la noche de un jueves en el que “no me hallaba”. Estaba buscando desde hace algunos días una película que me haga llorar -no pregunten- y nada. Ninguna me llamaba la atención lo suficiente como para comezar a verla. Así nos pasa a veces…

Es así como, recorriendo el catálogo de Netflix, vi una ilustración de una chica rezando mientras veía hacia el cielo, con fuerte delineador negro, lápiz de labio negro y pelo rosado. ”¿Qué mismo esto?”, pensé. Sin pensar que el destino me daría una agradable sorpresa.

Little Sister se trata de Colleen (Addison Timlin), o Sister Joan of Arc, una novicia preparándose para dar el último salto para convertirse en monja. Ella recibe un mail de su madre (Ally Sheedy, ‘The Breakfast Club’ – maravilloso verla pasar de ser la goth en TBC a ser la mamá de la monja goth), anunciándole que su hermano mayor ha regresado de Irak… peeeero, que no está del todo bien.

Así arranca ‘Little Sister’, con Colleen pidiéndole el carro a la Reverenda Madre para ir a su casa de infancia a ver a su adorado hermano mayor y visitar a sus padres con quienes no ha tenido contacto desde que se fue al convento. Sí, es una película indie con el ritmo de una película indie, es decir, no tiene mucha acción y a veces hay silencios.

Se nota que costó lo que cuesta hacer el brazo de ‘Iron Man’ pero tiene un gran guión de fondo. Buenas actuaciones de actores mayormente desconocidos y, para mi, lo más importante es que te deja contento. Me imagino viendo esta película cuando necesite algo liviano pero con muchísimo corazón.

Tengo debilidad por las películas quirky de familias disfuncionales porque, aunque a veces exageran, es real que cada familia “tiene lo suyo” y aún así cada miembro es sumamente importante para todos.

Tal como responde una prostituta cuando Colleen le pregunta algo sobre sus padres:

“We’re all screw ups, that’s why we love each other”.

Te puede interesar: