‘Doctor Strange’: Lo imposible no existe

doctor-strange-12334sft

Hay quienes afirman que las películas de superhéroes empiezan a decaer, que la gente está perdiendo el interés o que ya empiezan a cansar… grandísima mentira. El género continúa revitalizado y la más reciente muestra está con lo nuevo de Marvel: ‘Doctor Strange‘. ¡Por el Ojo de Agamotto! Esta crítica no contiene spoilers.

La película nos introduce al neurocirujano Stephen Strange (Benedict Cumberbatch) como un hombre hábil, quizá el mejor en su campo pero con una personalidad que no agrada, puesto que su enorme arrogancia opaca sus virtudes.

Su vida cambia para siempre cuando sufre un accidente que destroza sus manos. Se ve envuelto en una búsqueda desesperada para poder recuperarse y termina en Katmandú, donde conoce a personas con habilidades diferentes que podrían ayudarlo. Entre ellos Ancestral (Ancient One, Tilda Swinton), Barón Mordo (Chiwetel Ejiofor) y Wong (Benedict Wong).

doctor-strange-movie

Durante la cinta vamos aprendiendo con el, pues no es un personaje que de la nada logra convertirse en el Hechicero Supremo, sino que es muy humano y comete errores como cualquiera. Trata de redimirse, reorientarse, cambiar su forma de ser y se esfuerza aunque al comienzo juraba que no iba a lograr nada. En este constante aprendizaje se percata que, como en todos lados, hay hechiceros malos y descubre que Kaecilius, el villano de turno, fue también entrenado por Ancestral pero terminó en el –lado oscuro- debido a sus creencias.

Quien haya leído al menos una de sus historias sabe que el aspecto visual es muy peculiar, y en este caso resultó espectacular. El estudio bota la casa por la ventana con los mejores efectos visuales que se hayan podido ver en su Universo Cinematográfico. Todo es psicodelia, secuencias envolventes, dimensiones alternas y oscuras, momentos un tanto caleidoscópicos, planos astrales y puertas que nos transportan a otro mundo.

Aquí la palabra imposible no existe. Scott Derrickson, su director, y quien hasta ahora solo ha dirigido películas tipo ‘Sinister’ o ‘El Exorcismo de Emily Rose’, logra dotar un tono místico y de misterio al largometraje y nos entrega toda una maravilla visual sin perder el toque Marvelita.

En cuanto a su desarrollo, se respetó el origen del Doctor y se tomaron algunos elementos de varios cómics para dar vida a la historia que vemos en la pantalla grande. Sin duda, la más querida por los fans y una de las mejores que he podido leer, es ‘The Oath’ (2007) de la que toma grandes fragmentos. Toda la escena que verás con la Dra. Palmer y los cuerpos en sus formas astrales salen de ahí, por ejemplo. Pese a estar escrita hace años decir más detalles podrían ser considerados spoilers. Visualmente es un Strange que recuerda mucho al de Steve Ditko, quien fuera su co-creador y primer dibujante.

Mención especial al detalle que se tuvo hacia el y otros creativos, ya que durante los créditos de la película lo mencionan en los agradecimientos junto a Marcos Martin y Brian K. Vaughan, ilustrador y escritor respectivamente, autores de una de las grandes historias del personaje.

El reparto de la cinta está lleno de grandes nombres y funcionan muy bien como un todo, destacando especialmente a Cumberbatch, quien parece que nació para ser Strange y Swinton que logra hacer de Ancestral un personaje enigmático que podría quitarle el protagonismo al propio Doctor. El único –pero- podría ser Mads Mikkelsen, el villano desechable de esta película que aunque llega a crear empatía con el espectador y hacer que entienda su punto de vista, termina pasando como otro más porque no tiene un desarrollo apropiado. Lástima tener a un gran actor como el y no aprovecharlo.

Por último su banda sonora, a cargo de Michael Giacchino, marca un cambio en las producciones del MCU donde la música es prácticamente nula. En ‘Doctor Strange’ encontramos el acompañamiento correcto durante el metraje que, aunque es buena, no es memorable, ni de lo mejor que haya hecho Giacchino en su carrera.

Finalmente el Hechicero Supremo ha encontrado un lugar en esta Fase 3 de Marvel. Siendo considerado un “personaje menor” por ser menos reconocido por el público, esta película devuelve su dignidad y lo pone en la mira de todos, y no solo eso; también introduce nuevos elementos como la magia, fantasía y universos paralelos que no habían tenido cabida hasta ahora en la franquicia.

Si ya la viste, vale la pena repetirla. Si no, anda a verla ya. Recomiendo al menos un visionado en IMAX y/o 3D y quédate hasta el final, o te perderás las dos escenas post créditos 😉

Te puede interesar: