La vida de Prince como Testigo de Jehová

La muerte de Prince, acaecida el 21 de abril pasado, ha dado pie a cientos de homenajes, recordatorios y demás. Tal es el caso de sus propios hermanos en fé, es decir, los Testigos de Jehová.

prince-49fbsu

Para nadie es un secreto que el afamado artista practicaba esta religión, convirtiéndose en un Testigo de Jehová bautizado en 2001. Pocos estuvieron involucrados en esta faceta del intérprete, pero sus allegados comentan que Prince era “un hermano más”, se comportaba como cualquier devoto, dándose así la oportunidad de ser “una persona normal”.

De hecho, hay más. Prince asistía regularmente a una congregación ubicada en St. Louis Park, en un suburbio de Minnesota. Incluso las personas que lo conocieron se referían a él como “hermano Nelson”. Nunca se presentó para la organización y esta tampoco se refirió a él como alguien especial.

Pero, por si fuera poco, Prince también predicó. Es conocido a nivel mundial que los Testigos de Jehová se dedican a hablar de Dios de puerta en puerta, causando molestia en algunos y alegría en otros. Siempre tratando de involucrar a los demás en las “buenas nuevas del Reino”. Ahora bien, el intérprete de ‘Purple Rain’ se involucró en esta práctica e incluso algunos fanáticos tuvieron la oportunidad de tener amenas charlas con él.

Según una divertida historia publicada en The Times, no era difícil ver a Prince predicar en Minneapolis, entregaba revistas “Atalaya” y “¡Despertad!” a quienes estén dispuestos a escuchar.

Ahora, tras la desolación que ha causado su muerte, lo único que nos queda es escucharlo, escuchar su legado. Amigos, fanáticos, familia y el mundo lo extrañará.

Daily Mail

Te puede interesar: