‘The Revenant’: La aventura de sobrevivir a pesar de todo y a pesar de ti

La cinta ‘The Revenant’ no es un western, es un oda a la sobrevivencia del espíritu humano, a la motivación cuando esta desaparece. Es la lucha de un hombre contra el dolor del destino que es aún más brutal e impredecible que la embestida de un oso.

the-revenant-45tdf

La película dista mucho de ser una historia de venganza. Lo que hace Glass, el personaje que interpreta con maestría Leonardo DiCaprio, es ser un incomprendido del inicio hasta casi el final, y del cual se ha tejido una absurda leyenda de traición porque lo acusaron de disparar a un soldado.

Pero lo que la película nos muestra en realidad es la relación tan cercana y de total aprendizaje entre Glass, su esposa y la tribu de indios a la que pertenece ella. Existe cierto misticismo en la cinta, porque es un película con alma, con lucha, con gesta, con paisajes tan fríos que nos conmueve pero no llega a congelar nuestro corazón, que pasa gran parte de la cinta sintiendo y sufriendo lo que Glass sufre.

Y es que el título en realidad es una constante, porque vemos como DiCaprio renace una y otra vez, desde la misma atropellada del oso hasta por su irresponsable actitud de defenderse sin saberse menos que el gigante animal, que termina reaccionado como cualquier madre lo haría, defendiendo a sus hijos amenazados por Glass con su rifle.

Lea también: ‘The Revenant’: La famosa pelea entre Leonardo DiCaprio y una osa

Es ahí donde yace la maestría de Alejandro González Iñárritu, porque nos concede su visión propia de la condición humana a partir de los propios paisajes, cuando todo es desesperanza y sacrificio, los paisajes se cierran, se hacen angostos, desafiantes, hay más escarcha en la boca de los personajes, guardan sus palabras, porque hasta hablar duele y se nota.

the-revenant-45ef

El fuego no es adorno, es una necesidad. No se mata por matar, se mata para sobrevivir, ya sea cazando animales o cazando hombres, que aquí da lo mismo, y esto si convierte a la película es un western, al menos en su definición más básica.

La película esta llena de búsquedas, desde la primitiva supuesta venganza del protagonista, pasamos a la búsqueda de la hija robada del indio, que está en manos de los franceses que la violan sin desparpajo pero igual hacen negocio con el propio perseguidor, lo que le da una lógica más salvaje y cruenta a la propia trama principal.

Lea también:
‘The Revenant’: ¿El segundo Óscar para Iñárritu o el primero para DiCaprio?

Está el propio Fitgerald que persiguió la poca fortuna de quedarse con los 300 dólares y devolverle algo de esperanza a su vida con ese dinero. Y del propio capitán, que busca redimirse con el moribundo Glass por haberlo dejado en manos de la peor escoria de entre la escoria.

the-revenant-456d

Hay una escena que conmueve por su realismo y cruda puesta en rigor, Hugh Glass no come hace mucho tiempo, y sobretodo nada sólido y en su primer encuentro con un ser que no es hostil con él, éste le tira un hígado de búfalo. Glass muerde con ansiedad el bocado, pero su cuerpo lo rechaza porque, como es lógico, ha perdido la costumbre de comer algo que no sea liquido o plantas silvestres.

Esa escena es en realidad una metáfora del hombre que tiene que sobrevivir hasta del propio rechazo de su cuerpo a la comida, comida que necesita, con el fin de sobreponerse y seguir su camino, su destino. Camino que él mismo sabe que no acabará sino hasta que esté frente a frente con la cara del hombre que se llevo a su hijo de la forma más salvaje, pero no por perseguir la venganza, sino por la propia razón que lo acusa, es decir, del saber que la muerte -su muerte- está tan cerca, que sabe le que falta poco por recorrer, que lo que ha vivido no es por llegar a un reposo temporal, sino al eterno descanso donde finalmente se encontrará con su amada, cuya voz lo ha perseguido todo el camino.

Es por eso que el film es una redención, un camino a la muerte lleno de heridas, embestidas, balas, salvajismos y desgracias a mansalva, como lo es la vida misma, la vida de cualquiera, sólo que no sufrimos ataques de un oso, pero que hay tanto dolor en otras tantas formas de embestidas y perdidas, que la película termina con un espectador dolido, conmovido pero nunca indiferente… está más humano que nunca.

Lea también: 5 razones por las que Leonardo DiCaprio aún no ha ganado un Óscar

Te puede interesar: