¿Por qué debes ver ‘Better Call Saul’?

Ha pasado más de un año desde la épica finalización de una de las mejores series de la historia: ‘Breaking Bad’. Sin embargo, todo lo que representó ese universo creado por Vince Gilligan no ha podido ser llenado por ninguna otra serie hasta el momento.

Better-Call-Saul-4

Sí, la parte dramática de ‘Breaking Bad’, su guión, sus actuaciones. Todo fue brillante. No por nada ostenta un récord de serie mejor calificada, un difícil 100% en sitios como Rotten Tomatoes; hablarles a estas alturas de lo maravillosa que es la extinta serie de AMC es totalmente a destiempo, simplemente considero que es una responsabilidad para con la cultura general verla. En serio.

Pero, ¿Qué hacer con todo ese público que sí, está feliz con el final, pero desea ver más?, no sé si es un error o un acierto que los seres humanos siempre queramos más. Debimos habernos conformado con ese espectacular final, un cierre brillante para una serie brillante. Pero no, queremos más.

Y Gilligan nos lo da.

La esperada spin-off de ‘Breaking Bad’, ‘Better Call Saul’, llegó el domingo a la pantalla chica, tras meses de anuncios, rumores, imágenes, teasers y demás. Honestamente, cuando hablamos de spin-offs, secuelas, precuelas sobre algo tan intocable como una serie/película brillante, el seriéfilo/cinéfilo siempre se llena de terror. Quien diga que no, miente.

better-call-soul-de9

Y debo decir que estoy feliz de que ‘Better Call Saul’ sea una honrosa excepción a ese prejuicio. El universo ‘Breaking Bad’ vuelve, desde otra perspectiva, desde la de uno de los personajes favoritos de la serie, Saul Goodman, quien logró ganarse el cariño de los fanáticos gracias a la gran interpretación del fabuloso Bob Odenkirk.

¿Por qué ver ‘Better Call Saul’?

Estamos de acuerdo en que es rarísimo, casi imposible, que un personaje secundario logre mantener una serie solo. Pero Saul Goodman, o en este caso, Jimmy McGill lo hace tan bien que no, no echas de menos a Walter White / Heisenberg. Sí, sé la responsabilidad que tienen mis palabras, pero no las quito. Les explico mi motivo: Walter White era un personaje tan rico, tan bien hecho, que fue hermoso que tenga un final. No necesitas traerlo de vuelta, él está como coloquialmente se dice ‘en un lugar mejor’. 

Obviamente, sería increíble para los fanáticos, incluyéndome, tener un cameo de Heisenberg, pero su historia acabó, creo que es momento de asumirlo. Y lo que es mejor, acabó bien. Algo que no quita que su entorno sea igual de adictivo que la metanfetamina que fabricaba. Esto es lo que hace a ‘Better Call Saul’. No sientes que están forzando la historia, realmente te están contando una nueva historia con los componentes conocidos, a lo que se suma el humor incomprendido pero genial de Goodman que se libera finalmente para dejarnos ver cómo Bob Odenkirk tiene buena madera para ser solista.

Ahora bien, otro factor interesante para atender el llamado de ‘Better Call Saul’ es la posibilidad de ver a personajes de los que nos hubiese gustado saber los inicios, hablando concretamente de Mike (Jonathan Banks), Tuco Salamanca (Raymond Cruz), entre otros.

Pero debo admitir que mi parte favorita de éstas producciones es la facilidad de engancharte rápido, sin preámbulos, sabes a lo que vas. Sabes cómo terminará, de hecho, lo insinúan al inicio. Y lo admirable es que, aún sabiendo, te quedas para ver cómo se desarrolla éste final, por morbo. Por la desgracia ajena que no termina en felicidad y lo sabes.

Definitivamente, el universo de ‘Breaking Bad‘ es grande y sé que la experiencia de explorarlo a fondo será muy entretenida. Después de todo, ya estamos en el juego.

Te puede interesar: