‘Foxcatcher’, un desolado retrato naturalista que debe prevalecer frente al marketing

Durante estas semanas, en las carteleras de los cines ecuatorianos se encuentran dos películas que en cuanto a trama podrían considerarse similares, pero tienen una narrativa cinematográfica totalmente diferente. Una enorme brecha las separa.

foxcatcher-324

Me refiero a ‘Unbroken’ -dirigida por Angelina Jolie– y ‘Foxcatcher’ -dirigida por Bennet Miller-. Las dos cintas abarcan la vida de dos medallistas olímpicos, la primera es una epopeya comercial y la segunda se convirtió en un retrato naturalista.  Soy honesto, no me interesa hablar del filme de Jolie, pero sí me interesa de sobremanera lo que logra la película de Miller.

Llevo dos semanas luchando con la idea de redactar esta columna. La razón de esto es porque ‘Foxcatcher‘ es una película que a largos ratos se torna perturbadora y desolada, pero esto no es negativo, al contrario, lo vuelve un valor reflexivo.

‘Foxcatcher’ nos cuenta la vida de Mark Schultz, interpretado por Channing Tatum, medallista olímpico en lucha greco-romana, que después de estar en el podio de las condecoraciones mundiales, es ignorado y olvidado. Mark siempre vivió a la sombras de su hermano, Dave, interpretado por Mark Ruffalo, hasta que un día lo contacta el excéntrico y millonario John DuPont, interpretado por Steve Carrel.

Aquí haré una pausa para hacer una pregunta retórica: ¿Steve Carrel en una película seria?, sí. Lo hace y lo hace bien. Debo decir que este es uno de los puntos que me incomodó de la película. No porque pensara que Carrel no sea un buen actor sino porque su presencia me desconectaba de la misma. No lo veía como John DuPont, el personaje que buscaba interpretar, sino como Steve Carrel haciendo un papel no habitual en él.

Después de superar ese prejuicio, me sumergí en la trama. Y es que ‘Foxcatcher’, como ya lo comenté al inicio, es cine naturalista. Esto consiste en que se busca explicar y analizar los comportamientos de los seres humanos, pretendiendo intepretar la vida mediante el entorno social en el que se hayan presos. Es decir, los protagonistas carecen de libre albedrío, son piezas de un juego, influenciadas por su entorno.

foxcatcher-340

‘Foxcatcher’ vuelve al espectador un voyerista que tiene la oportunidad de observar cómo se trastorna la forma de ser de los personajes por el medio hostil en el que se hayan. Los planos quietos y los largos silencios cumplen a la perfección esa misión.

Las interpretaciones dan mucho de qué hablar. Todavía no puedo definir mi postura ante ellas. Por un lado considero que son excelentes, pero esto podría ser porque los personajes son calmados, de tal forma que pareciera que no hay un mayor esfuerzo por parte de los actores, como si se valieran de recursos como el maquillaje, en el caso de Carrel (a quien le crearon una nariz aguileña enorme) y las posturas simiescas que tenían Tatum y Ruffalo.

Eso es algo a rescatar, los hermanos Schultz mantienen una postura de simios a diferencia de su contraparte DuPont, esto es un intento del director por marcar la diferencia entre “animal” y “hombre”, “alumno” y “maestro”, un recurso ya utilizado por P.T. Anderson en ‘The Master’ (2012).

foscatcher-245

Quienes vean la película tendrán su opinión sobre el nivel de las interpretaciones, pero hay que recordar que Carrel y Ruffalo están nominados a mejor actor y mejor actor de reparto en los premios Óscar, considerados como el máximo reconocimiento que puede recibir un actor en su carrera. Pero entonces, ¿Por qué ‘Foxcatcher’ no está nominada a mejor película?

La película falla en la narrativa. La primera hora transcurre en seis meses y la segunda hora en 10 años y pareciera que no hay diferencia en cómo están demostrados estos lapsos de tiempo. El filme apresura su final y no disfruta su camino, dejando muchos cabos sueltos.

A pesar de esto, no podemos dudar de la calidad del trabajo de Miller, que debe ser mucho más apreciado, a mi criterio, que la marketera ‘Unbroken’ de Jolie.

Tráiler oficial de ‘Foxcatcher’

Te puede interesar: