Recorriendo ‘Ghost Stories’, lo nuevo de Coldplay

Cuando Coldplay anunció sorpresivamente que estaba trabajando en un nuevo disco, francamente me dio mucho miedo.

coldplay

Miedo porque pertenezco a esas personas que extrañan deprimirse con ese Coldplay melancólico que te invitaba a reflexionar sobre la vida y sobre el hecho de usar la música para curar heridas. Ese Coldplay que iba de la mano de la voz tranquila y sentimental de Chris Martin.

Por eso, para mí fue un shock emocional escuchar ‘Mylo Xyloto’ (2011), no estaba acostumbrada a escuchar a un Coldplay mágico y fosforescente, que invitaba a bailar y cantar con letras repetitivas que dejaban un sabor amargo en ese fanático viejo, que pasó de cantar canciones profundas como ‘Fix You’ a una letra fácil como ‘Every Teardrop Is a Waterfall’, que de paso, suena al recordado ‘I go to Rio’ de Peter Allen. Quizás su intención era llegar a los más jóvenes, que son los que actualmente alimentan las listas de popularidad, sinceramente no lo sé.

Con ese precedente, inicié mi recorrido por ‘Ghost Stories‘, que fue lanzado oficialmente el 16 de mayo pasado. Este disco consta de 8 temas, más uno oculto; está producido por el famoso Paul Epworth, un pesado en la industria, además de ser el responsable del multipremiado ’21’ de Adele. Algo que de por sí, ya me daba un buen indicio.

‘Ghost Stories’ es un disco que debe ser escuchado mientras analizas en qué punto de tu vida te encuentras emocionalmente, la primera canción es ‘Always in my head’, una canción que es un grito desesperado por ese amor que sientes por alguien especial pero que por equis motivo no se puede consumar. Algo que no puedes superar. Su letra es sencilla, directa, concisa, no se anda con rodeos, siempre estarás ahí para esa persona especial.

‘Magic’ fue el primer sencillo promocional, ese que lo decide todo, ese que sabes que si no se queda en la mente de los fanáticos el disco estará condenado al fracaso. ‘Magic’ cumple como sencillo, se queda en tu mente por semanas, pero también es contraproducente, ya que recuerda al ‘Mylo Xyloto’ que muchos quieren olvidar. Pero ‘Ghost Stories’ es más que eso, ‘Magic’ era sólo era ese ‘algo’ que debía vender la idea inicial.

‘Ink’ es la tercera canción del disco, quizás una de mis favoritas. Tiene ritmo, pero no demasiado, y una letra profunda que te invita a seguir luchando por esa persona que amas, esa persona que quizás no entiende lo que sientes por ella, por lo que debes hacer que se dé cuenta. Algo que no sé si sea sano en la vida real. ‘Is that I love you so/ so much that it hurts’, concluye, con una pizca de desesperación tan característica de los inicios de Coldplay.

Ya estamos llegando a la mitad del disco, justo cuando necesitamos descanso emocional, pero no. ‘True Love‘ es otro grito de amor desesperado -¿Quizás estemos hablando de un disco entero dedicado a la ruptura que sufrió Chris Martin con Gwyneth Paltrow?-. Un corazón al que no le importa que el amor no se pueda consumar, al punto de solicitar una mentira para ser feliz.

Llegamos a ‘Midnight’, el tercer sencillo del disco y quizás el que menos me gustó. Tiene potencial con un ritmo inicial misterioso, pero se queda en eso: potencial. Se demora en explotar, lo que la vuelve monótona, independientemente de que la letra te atrape o no. Es una canción ideal para que un DJ la remixeé y la convierta en un éxito discotequero.

‘Another’s Arms’ quizás sea otra de mis canciones favoritas del disco, y sí, nuevamente es un clamor por ayuda. Un recuerdo que hace que te pongas a pensar en qué estará haciendo esa persona ahora que no está junto a ti, ahora que no comparte tu cama, ahora que está feliz con otro mientras tú sufres. Una amarga situación por la que muchos hemos pasado, razón por la que al escucharla, quieres consolar a esa persona que sufre tanto por alguien que no lo merece. Martin logra que sintamos empatía hacia él, lo consigue después de mucho tiempo. Una conexión que quizás había perdido hace mucho por algo que llamaré ‘exceso de felicidad’.

Ya estamos casi por el final de ‘Ghost Stories’, ha sido un trayecto de casi 47 minutos. Un disco muy muy corto, pero muy profundo. Ahora es el turno de analizar ‘Oceans’, un hilo de esperanza que debía llegar con tanto desamor, con tanto dolor. Y lo consigue, estás sufriendo por ese amor perdido, pero sabes que no será eterno, sabes que tarde o temprano la vida te compensará por este sufrimiento que no te merecías.

“Behind the walls, love, 
I’m trying to change, 
I’m ready for it all, love… 
I’m ready for the pain 
So meet under blue sky..”

El álbum cierra con ‘A Sky Full Of Stars’, el tercer sencillo del disco y otra de mis canciones preferidas. Inicia con ritmo, hay esperanza, pronto veremos la luz al final de la oscuridad, porque el cielo siempre tiene más estrellas hermosas que podemos observar, y en ellas, siempre recordaremos ese amor que se nos perdió.

“Because you’re a sky
You’re a sky full of stars
Such a Heavenly view…”

Y con esperanza cierro este viaje, Coldplay revive, vuelve con ese desamor que nos gusta, que nos empapa, que nos llena. Vuelve a darnos esperanzas de que, al final de un desamor, siempre habrá una salida.

Quizás sea cierto eso de que un artista necesita una gran pérdida para realizar una obra maestra. ‘Ghost Stories’ no lo es, pero va por buen camino.

Cómpralo en: iTunes
Escúchalo en: Spotify

Hey! También puedes seguirnos vía TwitterFacebook o Google+

Te puede interesar: